27 de abril de 2017

Siempre soñé despierta. Desde que tengo memoria lo hago.
Esos minutos antes de dormirme, son los indicados para crear mis universos. Donde todo sale bien. Todo sale como a mi me gustaría. 
Creo situaciones que parecen sacadas de la trama más empalagosa del cine. Situaciones que normalmente  no sucederían.
Pero algo cambio.
Alguien. 
Ahora esas situaciones están ocurriendo. 
Esas charlas platónicas, bajo la luz de las estrellas, donde el chico mira a los ojos a la chica, y la besa.
El chico, tocando a la puerta de la chica en medio de la madrugada. Pidiéndole de entrar y pasar un rato con ella.
Ellos durmiendo abrazados.
Son todas situaciones que me imagine, que idealise. Y que ahora ocurren. Es como un extraño deja vu, pero de algo que ocurrió dentro de mi cabeza

20 de marzo de 2017

El amor despues del amor

Llegará el momento en que, con alegría,
te saludarás al llegar a tu propia puerta
a tu propio espejo
y te sonreirás ante tu bienvenida,
y te dirás siéntate aquí, come.
De nuevo amarás al extraño que tú eras.
Sirve vino. Sirve pan
devuelve tu corazón a él mismo,
al desconocido que te amó toda tu vida,
a quien ignoraste por causa de otro.
Quita las cartas de la estantería,
las fotos, las desesperadas notas,
despega tu propia imagen del espejo.
Siéntate. Festeja tu vida.

28 de febrero de 2017

Hoy amaneció invernal.
La bruma invadía el paisaje, mientras que el sol brillaba y se abría paso.
Se sentía como esas mañanas de invierno, donde ya se acerca la primavera, pero todavía reina el frío.
Las plantas resplandecían por el brillo de las gotas de rocío, y la brisa llenaba los pulmones con un aire fresco y renovador.
Así amaneció.
Así me llene de vitalidad, soñando con el otoño y su regreso.

16 de febrero de 2017

Sat back with the window down
Eighty an hour and the radio loud
The same songs with the same old rhymes
Tell me to shake it off and swing from the lights
But I can’t help but drive away from all the mess you made
You sent this hurricane now it won’t go away
And I promised I’d be there but you don’t make it easy
Darling please believe me
Atardece sobre la autopista Buenos Aires - La Plata. Estoy en el micro, escuchando Oh Wonder, viendo las luces y los autos. Extrañamente el colectivo esta vacío.  Hay espacio suficiente para poder poner mi mochila en el asiento de al lado y poder viajar más cómoda.
Mientras mi mente se escapa por la ventana,  observo las figuras negras que contrastan e invaden el anaranjado cielo de la ciudad.
El sol se esconde detrás de los puentes de La Boca, y esas dos moles de metal se convierten en sombras chinescas.
Todos duermen en el micro, estamos solos, mi cámara,  el atardecer y yo.  Decido robar un poco de esa magia. De hacerla mía,  y retratar ese sentimiento de paz y libertad. 
Y termina.
El sol ya no está,  y la canción ya terminó.  
Pero quedó la fotografía.  
Quedó para recordarme que lo mas simple y común, siempre puede robarnos el aliento.


12 de febrero de 2017

"Quiero volverte a encontrar en unos años, y que seas la mejor versión de vos misma. Que seas una profesional, con todos tus proyectos encaminados.  No bajes los brazos nunca,  porque tenes mucho para ofrecer, y mucho para dar.
No cambies nuncanunca, nunca. Seguí así, y que te chupen un huevo todos. Escucha sólo a los que, como yo, ven como sos realmente y entienden lo especial que sos. Porque sos especial.  Sos diferente al resto de las pibas que conocí.
Tal vez seas una mas entre todas, pero no sos igual al resto."

Los dos, frente a frente, en la puerta de mi casa. Su nariz contra mi frente,  su pecho sobre el mio.  Mis brazos lo rodean. Y los suyos sujetan mi cara. Hace frío, pero el calor de su cuerpo es mas fuerte. Lo miro a los ojos, y no entiendo que es lo que esta pasando.
Pero se siente bien.

1 de febrero de 2017

Tengo un buzo turquesa y un short de jean oscuro. Al lado mio esta mi mochila con las cosas básicas y un libro. Lo traje para leerlo, pero la brisa en mi cara es demasiado hermosa como para desperdiciarla. 
Me siento con las piernas cruzadas y dejo que el viento me despeine. El edificio donde estoy esta apenas comenzando a ser construido. Debo estar en el tercer o cuarto piso, supongo yo, por la vista que tengo. El mar.  Por sobre los medanos y las plantas, la gente, el ruido, se encuentra el mar.
Estamos nosotros dos solos. El está de color azul oscuro, que contrasta con el color oro de la arena y el verde de las plantas que rodean los medanos. Veo el balneario. La gente yendo y viniendo como hormiguitas llevando todo a cuestas. Veo a mi mamá trabajar, a mi abuela en el balcón del departamento, al chico que me gusta. Veo todo. Es como estar y no estar a la vez. Ser un ente que ve y percibepero que nadie nota.
Me gusta huir de lo que me rodea. Me siento más humana.
Me siento en paz.
Estoy en mi refugio, donde nadie puede venir a decirme nada, y donde puedo cerrar los ojos y volar.

Pasaron ya cinco años desde la ultima vez que pise Costa Del Este. Cinco años de la ultima vez que estuve en mi escondite secreto de cemento. Cinco años que se sienten como cien.
No se si me animaría a volver. Son demasiados recuerdos, y momentos hermosos que se pueden venir abajo con solo ver en que convirtieron mi paraíso costero. 
Dicen que uno no debe volver a donde fue realmente feliz, ya que puede no volver a sentir lo que sintió en ese entonces.  Es algo raro. Es una etapa que se termino y hay que aceptarlo.

Pero hoy,  me voy a ir a dormir con el recuerdo de esa chica de buzo turquesa,  sentada entre escombros y el pelo alborotado por la brisa del mar.

31 de enero de 2017

Llueve.
Siento las gotas tocar mi piel.
Despues del calor sofocante viene la calma de la tormenta.
Estoy caminando lento, cerrando los ojos. Disfrutando esa sensación de frío y calor a la vez. Sólo es agua.  Agua que trae paz.
Agua que trae fuerzas para seguir.

30 de enero de 2017

A veces me siento adentro de una película. 
Siento que soy ese personaje que nadie toma en serio, que es todo torpe. El que durante un rato causa gracia y ya después te empieza a dar pena o hacerte poner nervioso.
Odio ser así. Si habré dicho eso ya... Pero hoy lo digo por mi torpeza. Juro que intento no ser así,  trato de ser más cuidadosa y delicada, pero no puedo.  En el trabajo soy motivo de burla, y nadie me toma en serio.
Hay momentos en los que me río,  y otros en los que quiero llorar. Me da bronca que nadie me tome en serio, y encima se tomen el atrevimiento de tratarme como si me conocieran.
Soy más que ésto.  Soy más que la chica torpe que rompe vasos y se manda cagadas.
Pero no les interesa. Todo lo haga o diga va a estar mal. No importa si no es así. 
Admito que tengo mala suerte, eso ni lo dudo, sino no se explica todas las cosas que me pasan, pero tampoco hace falta que me lo recuerden a cada segundo. Soy como el personaje del chico en "Golpe de Suerte", sólo que acá no tengo alguien que me bese y me saque esa mala suerte.
Ojala hubiera algo que pudiese hacer. Algo que me haga mas útil.

25 de enero de 2017

Hace frío. 

Hoy amaneció frío.  No es el primer día.
Pero hoy es distinto. Hay ese vientito estilo invernal. Un viento que trae recuerdos de frazadas, café y otoño.
Se que falta mucho para que suceda, pero el sentir algo así a mitad de enero, es una caricia. Un impulso para seguir adelante, que el verano no dura por siempre.

9 de enero de 2017

Hoy me desperté extrañando La Plata. No a la gente. No a mi casa. A La Plata como ciudad.
Me vienen oleadas de sentimientos.
La brisa y el aroma a tilo de calle 7.
El olor a lluvia y pasto mojado.
Ese calor abrazante que sentis que te va a derretir.
La casa de mi tía.
Es raro despertarse sin el ruido de las chicharras, o ese olor a asadito de los domingos.
Es algo así como nostalgia. No triste, sino recuerdos de cariño.
Estoy en el mismo lugar, solo que unos cuantos kilómetros más al sur. La gente es la misma  (o eso pareciera ), solo que la vida acá,  el movimiento, no es el mismo.
No quiero ni pensar cuando me vaya a Holanda. Eso sí que va a ser extrañar

7 de enero de 2017

Cada tanto te sueño.
No es algo triste o melancólico.
Es raro.
Sueño que apareces. Y estamos juntos de vuelta. Nadie dice nada, es como un acuerdo tácito. Pero yo me siento rara. Acepto el estar de vuelta juntos, pero no es algo que se sienta cómodo. A la mitad del sueño ya se que no quiero eso.
Escapo.

Ya van dos veces que sueño lo mismo. Nunca sucede de la misma manera. Pero siempre termina igual.
Siento como un hueco en el pecho, una presión que me dice que eso no es lo que quiero.
Me hace preguntarme si alguna vez lo quise.

31 de diciembre de 2016

Reseña 2016

¿Cómo resumir un año tan extraño y nuevo como el 2016? Veo por todos lados que se le atribuyen todos los daños que cada persona sufrió,  a un simple rejunte de 12 meses. Si bien ocurrieron cosas a nivel colectivo, todos los problemas o cosas que nos hayan pasado son consecuencias de nuestros propios actos, no de un pobre año que tuvo la culpa de cargar con todos los dramas del mundo.
En lo personal el 2016 no fue (para nada) lo que yo había planeado. Si ven unas pocas entradas atrás, decía todo lo que tenia pensado para este "gran" año. Pero no fue así.
Comenzó hermoso, con un viaje increíble de familia,  que me hizo conocer lugares de mi país que parecían provenir de otro universo. Conocí el Calafate, Punta Tombo  (¡la pingüinera más grande del país!), Puerto Pirámides, Torres del Paine, y entre muchos lugares más: El Chalten. Hasta hoy sigue siendo la cosa más hermosa que vi. Esos cinco días que estuvimos acampando a la orilla de un río,  con las montañas de fondo, desayunando con Toto a nuestro lado (una oveja con personalidad de perro), fueron de las cosas más mágicas que me pasaron.

Al volver, comencé a trabajar (con la idea de ahorrar algo de dinero, como todos los años, para poder viajar) y retomé las cursadas de la facultad.  El año falcultativo no aparentaba ser tranquilo.  Ya nos habían dicho "en 2do año van a filmar más que en toda la carrera junta". Imagínense. Entre todo ese estrés,  se me sumo otro conflicto:  mi relación de casi tres años de noviazgo terminó.
Ay esa semana... no puedo explicar todos los sentimientos encontrados que tuve. Pase por el llanto espasmódico (lloraba,  reia, volvía a llorar, y así sucesivamente), hasta al punto en el que ya no se siente nada. Ese piloto automático en el que uno entra y ya no llora más, pero tampoco ríe como antes. El cerebro no deja de maquinar,  de pensar en todo lo que podría haber sido, o todo lo que fue, pero ya no se siente nada.
Nadie muere de amor y eso lo sabemos todos. Un día, como por arte de magia, salí de ese piloto automático, volví a escuchar música y sentir la letra, volví a reir, a llorar, a  soñar. Volví a ser yo misma. Pero recargada.  Volví para llevarme todo por delante y cumplir mi sueño: viajar.
Entonces comencé a planear, a organizar. Una cosa llevó a la otra y me encontré frente a una opción  que siempre habia estado ahí,  llamándome,  diciéndome "¡dale, anímate! ¿Qué tenes para perder?".
Y me anime.
Así arrancaron todos los preparativos,  averiguaciones y papelerios.  Me di cuenta que si quería lograr mi objetivo tenía que sacrificar algunas cosas y comenzar a comprometerme con mi plan.  Abandone casi todas las materias de la facultad, arranque a trabajar (más), le metí para adelante.
Desafortunadamente, mis planes (nuevamente), no salieron como yo esperaba.
Tenia el vuelo programado  para el 19 de diciembre,  así iba a poder pasar las fiestas en lo de mi tío,  en España, pero por un problema con los papeles, mi viaje se retrasó seis meses.
Lejos de tomarlo como un problema, decidí  ver el lado positivo y buscar un trabajo de verano para poder juntar un poco mas de dinero y así poder viajar más. 
Y eso nos trae al presente.  Acá estoy,  trabajando como moza en un restoran en la costa. Sola. En el último día del año, con dos meses mas por delante de trabajo y haciendo fuerza para no bajar los brazos. Va a ser un verano totalmente distinto a lo que esperaba, pero si te cierran una puerta hay dos opciones: quedarse encerrado Hasta que alguien venga a abrirte, o tomar las riendas y animarse a salir por la ventana.

Esta reseña no fue como las que solía hacer, pase por arriba un montón de cosas increíbles que me pasaron este año. Como haber sacado el registro de conducir,  haber unido lazos con amigos del pasado,  pequeñas decepciones amorosas (si fuese un libro, ese capítulo se llamaría "amor en tiempos de Tinder"), y grandes (¡ENORMES!) momentos con amigos que me hicieron darme cuanta que estar soltera no es sinónimo de estar sola. Tengo los mejores amigos que pueden existir, y ellos me enseñaron (o me hicieron darme cuenta) que valgo mucho más de lo que yo creia.
Pss, esto es tema para otra entrada, pero entre nosotros, les voy a comentar que me siento mucho mejor! Sigo teniendo mis caídas cada tanto, pero en general siento que cambie, que madure  (un poco, al menos)

Bueno, así despido un año que fue una montaña rusa,  arrancó muy arriba, tuvo una caída tremenda con mucha velocidad, pero eso me ayudó a subir (lentamente) Hasta arriba, y poder vislumbrar todo lo que se viene.  No voy a ponerle mucho peso encima al pobre 2017, todavía no nació y ya todo el mundo está obligándolo a ser mejor que su hermano mayor, 2016. Yo solo pido, y deseo, que me de una mano a seguir con mis proyectos, nada mas.
¡Feliz año nuevo! Nos vemos en el 2017

29 de diciembre de 2016

Manejando con el atardecer a nuestra derecha. El viento en nuestra cara. Las manos bailando al ritmo del aire que entra por la ventanilla. Mamá cantando a la par de la música, y yo mirando al campo. Soñando despierta. Dándome cuenta lo feliz que soy así.
Fueron los tres minutos, o cuatro, que duró "canción para mi muerte", una canción que no suele estar dentro de nuestro repertorio viajero, pero que por esos minutos nos transportó a otra época,  otro universo. Ese momento efímero me hizo sentir en una de esas películas donde los personajes huyen hacia el atardecer sin importar nada.
Y ahora todo lo que ocurre, todo lo que importa, somos nosotros tres y nuestro pequeño universo. Una burbuja que nos aisló de todo por unos minutos

10 de diciembre de 2016

Hace cuatro años atrás, creé un blog paralelo a este. Un blog donde tenía pensado escribir y contar todas las hazañas que iba a tener en el viaje que me iba a cambiar la vida. Desafortunadamente (o no), ese viaje nunca se realizó. Pero después de años de soñar, horas y horas frente a la computadora viendo precios, opciones, nuevas formas, pude lograrlo. Hoy estoy llenando papeles para pedir una visa. Estoy descargando bases y condiciones para aplicar a becas. Estoy reservando habitaciones en Hostel. Todavía no caigo. Ya tengo el pasaje. De ida, claro, el de vuelta todavía no se sabe.
Es increíble poder estar concretando los proyectos que me propuse. Mas para mi, una Izeta a pura cepa, que lo único que vio toda su vida era como su padre posponía todo lo que se proponía. Pero yo no. Ya no.
Este año probé tantas cosas nuevas. Me uní a una ONG, la cual deje después de un tiempo porque no era lo que yo creía.  Empecé a trabajar más sobre mi aérea, teniendo más trabajos en eventos y producciones independientes. Me anime a cumplir mis sueños de recorrer el mundo. Trabaje para lograr esos sueños.
Esta entrada esta tan mal redactada, ya lo sé. Pero no se que quiero poner, como dije unas entradas antes, me cuenta escribir cuando no estoy angustiada. Tengo que pensar más las cosas que quiero decir y como las quiero decir, a diferencia de cuando estoy mal, que las palabras fluyen junto con las lagrimas - too much drama in one sentence-.
Extraño las reseñas de fin de año, pero creo que ya las había dejado de hacer porque no escribía tanto como antes, entonces cada entrada era casi al año y no tenía sentido. Pero este año voy a hacer una. Fue un año tan distinto, largo y raro a los demás que definitivamente se merece una reseña.

6 meses despues de la ultima entrada que hice al blog. Ya no uso esta plataforma como algo de descargue. Ya no me descargo.
Hoy volvi a encontrar el enlace escondido que me trae a esta pagina. Podria haberlo ignorado, pero decidi escribir algo. Como siempre no se como arrancar, y mucho menos donde va a terminar esto. Pero supongo que podria empezar con que hace seis meses mi ultima entrada hablaba de lo mal que estaba, de que no queria volver a ser lo que era antes y mucho menos levantar las paredes, que yo creia, iba a volver a alzar. Los dos primeros meses, debo admitir, fueron dificiles. No todos los dias, eso seguro. Tenia dias, o mañanas mas que nada, en que no podía dejar de pensarlo. De recordarlo. Hoy lo veo como una persona que me acompaño durante mucho tiempo. Un compañero, amigo, y pareja que fue buena mientras duro. Mentiría si dijese que no lo stalkeo a veces, pero ya no es como antes, que era para ver si pensaba en mi, o si aún recorrió su mente, sino de chusma. Es difícil sacar a una persona de tu vida de un dia para otro. Una persona que fue tu otra mitad durante casi tres años, y que de un momento a otro ya no eran nada. Pero lo logré. Y logré demostrarme a mí misma que no necesito de otra persona para ser feliz. Que con la cabeza mirando hacia el frente todo va a salir mejor. Mi yo del pasado estaria tan orgullosa de mi. Esa que lloraba todas las noches antes de ir a dormir. La que creia que iba a estar sola toda su vida y sufria al pensar eso. Ahora le demostre que puede estar sola. Y puede soñar.

7 de julio de 2016

La gente empieza a notar los cambios en mi. Se preocupan. Yo me preocupo. ¿Por qué no puedo ser feliz? ¿Qué es lo que me hace falta que tan mal me tiene?
Odio no poder ser constante. No estudiar, no hacer nada. Me odio, no tengo planes a futuro mas que los que son a fin de año. Busco la receta magica para todo y no esta. Porque no existe.

2 de julio de 2016

I will survive and be the one who's stronger
I will not beg you to stay
I will move on and you should know I mean it
Wild horses run in me

30 de junio de 2016

Todavia no entiendo si no dejo de extrañarte. O solo extraño la idea de tener(te)

27 de junio de 2016

No quiero volver a ser lo que era. No quiero volver a llorar y sentirme mal cada vez que salgo. No puedo retroceder todo lo que logré avanzar. Pero tampoco logro estar sola sin sentirme así.
Siempre me sentí una persona solitaria y que "no necesita a nadie". Claramente no es así. Hace un mes que estoy soltera después de casi tres años. Estoy volviendo a tener las recaídas que tenía. Estoy volviendo a no querer salir de mi casa.
Hay días que todo está bien, que creo que puedo salir adelante y soy feliz. Pero después aparecen esos sentimientos que quiero destruir con toda mi fuerza. Mi desconfianza conmigo misma aumenta más y más a medida que compruebo lo que soy.
Creí que no era para tanto. Que podía encontrar a alguien a quien le gustara y pasar un buen rato, pero no es así. Sólo con verme la gente no se quiere acercar. No le interesa como soy. Prefieren observar desde afuera como me destruyo por dentro ante ellos.
Lo que antes podía hablar ,mis inseguridades, ahora lo callo. No tengo a nadie con quien ser yo misma. No tengo a nadie a quien abrazar durante la noche. Nadie que me pregunte si llegué bien a casa. Nadie que me quiera besar y decir que todo va a estar bien.

¿Todo va a mejorar cuando viaje? Quiero irme, y vivir algo totalmente nuevo. Quiero viajar, trabajar, recorrer, enamorarme. Quiero experimentar todo que me llene al alma, y me haga sentir feliz nuevamente

Siempre me imagino dentro de una historia. Con un narrador hablando de mi, en tercera persona. Me pregunto cómo me describiría. ¿Hablaría de mis ojos? ¿O de mi personalidad? Nunca lo voy a saber. Uno de mis sueños es que alguien me describa. Pero no como uno describiría a un amigo, sino como un autor describiría a un personaje. Al personaje del cual se enamora el lector. Ese amor que te hace creer que todo es posible.
Quiero que alguien me ame de esa manera. Que alguien conozca cada detalle, porqué quiere hacerlo.
Que me diga que le gusta mi risa nerviosa, si es que tengo una, que me hable con pasión de la cosas que ama. Que no sea algo forzoso. Quiero, creo yo, lo que todo el mundo quiere. No sentirse invisible.

Quiero encontrar a ese autor.

31 de mayo de 2016

Necesito decirte que te amo, que te extraño, que no te quiero perder. Que me arrepiento de cada boludes y berrinche sin sentido que alguna vez hice. Que tengo miedo, terror, de que cuando nos veamos no quieras continuar. Que la quiero pelear, hoy y siempre, porque se que lo vale. Que se que te di por sentado y te maltrate. Que soy todo lo que siempre odie. Que quiero dormir abrazada a vos. Que me haces falta.

27 de marzo de 2016

Cuantas cosas pasaron por este blog. Cuantos problemas que hoy no parecen mas que boludeces de una nena, pero que en ese momento me hacian llorar como tal vez hoy lo hacen otras cosas.
Me gustaria no tener que estar llorando cada vez que escribo. Espero que esta entrada sea ese caso. Si bien lo que me motivo fue ver todo lo que escribi anteriormente y ver cosas que me hicieron darme cuenta de muchas cosas (y llorar), esto no me va a hacer llorar.

 Acá estoy, en 2016, un año que parecia tan lejos pero a la vez tan cerca. Una semana para el comienzo de mi 2do año en una carrera que me gusta mucho (dentro lo que me puede llegar a gustar una carrera). Me encantaria decir lo bien que me esta yendo, todos los cambios que hubo en mi vida y lo feliz que soy. Pero no se si lo soy. En general si, no tengo nubes negras sobre mi como antes, pero todos tenemos dias grises. Siento que estoy escribiendo cosas sin sentido. Parrafos mal redactados. Y es muy probable que así sea, pero no me interesa en este momento.

Claramente mi fuerte es lo dramatico y triste, de otro modo no podria escribir y sacar todo lo que siento tan facilmente. Escribir esto es casi imposible estando estable. Las palabras no me salen, no se me cae una sola idea. Lo mio nunca fue escribir, eso seguro.

Mi proximo proyecto es encontrar lo que escribiamos con Wampi y subirlo. Si bien yo solo hacia las correcciones y armaba la trama principal, siento que es tan mio como de ella, y quiero subirlo.

2 de marzo de 2016

Aca estoy nuevamente, escribiendo en lo que durante mucho tiempo fue mi cable a tierra. Desafortunadamente cada vez que escribo aca es porque ya no se que hacer. Porque no tengo con quien hablar - o con quien querer hablar- sobre lo que estoy por escribir.
Hace un rato volvi de la endocrinologa. Pesando 104kg. Con la nuca oscura. Con insulina resistencia. Y otras cosas que no estan confirmadas todavia.
Que horrible suena "insulina resistencia". Se lo que significa. Se que estoy enferma, pero no quiero que lo sepa nadie. La gente empieza a actuar extraño cuando estas enfermo. Empieza a mirarte con lastima. A tocarte con pinzas con miedo a que te rompas.
No es algo de por vida. Eso por lo menos no. Lo otro si. No hablo de "lo otro" porque no es nada seguro, y no quiero ponerme peor solo por suposiciones. Nunca estuve peor que en este momento. Tengo miedo, no quiero estar enferma. Lo unico que quiero es estar bien. Quisiera volver el tiempo atras y cambiar todo. Odio verme asi, odio estar asi.
El resto de mi vida va perfecto por lo menos. Recupere amistades, hice nuevas, sigo en pareja. Pero todo esto me esta alejando. Estoy volviendo a levantar las paredes que me rodeaban. Estoy volviendo a no querer salir de casa. No quiero que nadie me vea asi. No quiero que sepan que estoy mal.
Aunque creo que ya es tarde. 

17 de agosto de 2014

En facebook, hay un grupo de mochileros en el que estoy y uno de los integrantes publico algo diciendo que nunca habia encontrado lo que realmente le gustaba hacer, nunca se sintio bien en donde estaba y que encima habian entrado a robar en el local donde trabajaba,  y termino con una frase que me voló la cabeza: 
"Quiero irme, quiero viajar. Quiero que si mi vida se termina, sea después de haberme animado a agarrar la mochila y salir a conocer las cosas que realmente valen la pena. Y que no sea detrás de un mostrador, simplemente por un par de pesos."

12 de agosto de 2014

Por qué me siento tan  mal? Lo admito, tal vez tenga motivos para sentirme asi. Estoy a punto de perder el año en la facultad, las cosas con mi novio no estan bien (o yo no estoy bien), todavia no se nada de lo de mi mama, y eso me tiene dando vueltas la cabeza todo el tiempo. Mi cabeza trata de procesar todo, trata de no agarrarsela con gente que nada tiene que ver y trata de mantenerse fuerte y de tomar decisiones.
Lo unico que se es que necesito una pausa de todo esto. Necesito desaparecer un poco, ir a un lugar donde todo este mejor, si es que ese lugar existe.
Alguien me contó que llevaba cien días
encerrada en aquel bar,
pidiendo fuego o alguna pista
que le ayudara a encontrar
la luz dentro del laberinto,
el mapa donde está escondido,
el mar donde arden las promesas,
donde solías naufragar.

Cien días escondiéndose del gris
cielo de marzo y sus atascos,
tragando niebla por la nariz,
soñando contigo en los lavabos,
jurando no salir con vida,
sellando todas las salidas,
buscando en un mar de ginebra
una playa en la que encallar.

10 de agosto de 2014

Wow, hace cuanto no escribía aca. Leo las cosas que puse en entradas anteriores y pienso como pude tan dramatica de preocuparme por cosas que no tenian casi ni sentido. De la ultima entrada hasta hoy cambiaron tantas cosas, personas vinieron, personas se fueron y personas se irán. No puedo creer como cambiaron las cosas desde Enero hasta hoy. Habia dicho que iba a volver a usar el blog, a volver a escribir, a volver a descargarme como lo hacia antes. Pero no lo hice. Creo que mas que nada porque ya no me salen las palabras como antes, ya no escribo como antes. Ahora hay veces que con solo escribirlo en borrador me alcanza. No me animo a publicarlo. No se porque. Tal vez porque no me pasan cosas tan serias, o tal vez porque maduré y me parece que hablar de chicos o de problemas en la facultad no tiene sentido. Mas que nada viendo las entradas desesperadas por un chico, llorando porque no me veia como queria que me viera, y esas cosas. Estoy mas allá de eso. No me vengo a hacer la madura y superada porque se que no lo soy, lo que seguro soy es alguien con mas verguenza ahora. Alguien con miedo a escribir lo que de verdad piensa. Hace varias entradas atrás, escribia lo forra que me sentia, y lo mal que estaba por un tema que habia pasado con el que hoy en dia es mi novio. El me habia dicho que se habia enganchado conmigo, y yo me puse a llorar. No lloré de alegria ni de emoción, lloré porque no sentia lo mismo. Lloré porque no queria lastimarlo. Lloré por lo mismo que lloro hoy en dia. Va a sonar como lo mas idiota que alguien haya dicho alguna vez, pero a veces me gustaría no pensar tanto en los demas en este tipo de situaciones. Con tal de no lastimar a alguien, me dejo llevar por la marea, dejo que todo fluya. Y no está bien. A veces me siento una roca, no puedo seguir dejando que alguien se enganche, o que se siga enamorando mientras yo no siento nada. En esta semana voy a hacer una de las cosas mas dificiles que me tocó hacer hasta ahora. Y no estoy lista. No me siento lista. Se que voy a llorar, y se que voy a extrañarlo cuando ya no lo tenga, pero no puedo dejar que las cosas sigan asi, mas que nada por el, porque el necesita estar con alguien que lo ame tanto como el ama. Y yo no soy esa persona por mucho que me duela.

14 de enero de 2014

Odio tanto ser así. No puedo explicar lo mucho que odio ser asi. Y aunque trate de cambiar, trate de tener mas paciencia, no puedo.
Lo peor es que siempre termino tratando mal a la gente que quiero, siempre termino alejando a la gente de mi.
No quiero terminar como el. Ese es mi mayor miedo

30 de diciembre de 2013

31 de diciembre,  ultimo dia del año y vuelve la nostalgia.  Últimamente ya venia acordándome de algunas cosaa, por olores, cosas que hacia, cosas que encontraba, pero el hecho de que mañana es fin de año y yo lo paso aca, eso es lo que mas me choca. El año pasado no lo sufrí tanto, lo pase en lo de mi madrina, lleno de gente,  joda, etc; pero este año lo paso en casa, con tias abuelas y chicos chiquitos. A ver, no la paso mal, pero no es lo mismo.  Ni siquiera se acerca. Y lo peor es que creo que ni siquiera voy a ver fuegos artificiales.
Extraño tanto Costa del Este, pero no por la playa, porque eso ya me canso, pero el hecho de pasarme un mes laburando,  festejar un nuevo año ahi, hacer mi vida, todo lo que esignificaba,  eso extraño. 
Pero toda etapa tiene un final, nada puede durar para siempre,  y eso lo tengo claro, y se que tengo que acostumbrarme a estas nuevas fiestas y nuevas costumbres.